Pautas que te ayudarán con el diseño gráfico

Hola ¿Que tal? Hoy vamos a hablar de cómo dominar el diseño gráfico. Lo primero que debemos saber es que el aprendizaje es mucho más que teoría y práctica. Son los hábitos que creamos, día tras día, los que definen lo que aprendemos  y como dominamos, o no, ciertos campos.  Una persona que lee un poquito todos los días, probablemente sepa mucho más que una persona que no lo hace. Lo mismo que una persona que escribe muño texto todos los días, probablemente escriba mejor que alguien que no suele escribir a menudo.

Bueno, para lograr dominar el diseño gráfico hay que tener claros ciertos conceptos, y por eso os detallo los distintos hábitos que os ayudarán a mejorar en vuestro campo.

Vamos a ello.

Crear, crear y crear

Cuando hablamos de dominar totalmente el diseño gráfico,  hablamos de creación y práctica. No es lo mismo que diseñes un logotipo de vez en cuando, a que crees continuamente, pruebas o no bocetos e ideas. La creación constante, aparte de generar soltura te crea amplitud de ideas.

Concursa y compite

Competir para el ser humano es si no el mejor, uno de los mejores motivadores que existen. Una vez que sabes que alguien más está persiguiendo lo mismo que tú, harás las mil y una jeresías para conseguirlo tu ántes, eso por supuesto.

En el caso de un diseñador, significa que es muy difícil ofrecer el mismo nivel de calidad con y sin competencia. El hecho de que sepas que alguien más está tratando de ganar un concurso de diseño te hará esforzarte más, echar todo el resto y algo más, que es algo que simplemente no estás dispuesto a hacer cuando trabajas solo. La competitividad, nos hace crecer.

Varía de proyectos

En nuestra vida, ganamos experiencia al enfrentarnos con diferentes problemas y obstáculos. Sería imposible aprender algo nuevo si nos quedáramos en casa todo el tiempo y hhaciendo siempre lo mismo.

Lo mismo pasa en el diseño gráfico. Si te dedicas a hacer solo logotipos, o solo sitios web, o solo ilustraciones, seguramente te especialices en ello, pero también te encerrarás en un tipo diferente de casa, por decirlo de alguna manera, que te alejará del conocimiento y sobretodo de más experiencia.

Así que varía. Sé versatil, cambia los proyectos que haces de vez en cuando. Utiliza esa experiencia que vas a conseguir para mejorar tu comprensión del diseño y mejorar aún más los proyectos que realices.

Cambia de estilo

Las personas somos criaturas de hábitos, y los diseñadores son probablemente los peores: monotonía en algún aspecto, con esto me refiero al uso siempre de las mismas tipografías por ejemplo, o los mismos colores, etc…, y esto hace que se genere un “estilo” personalizado.

Si bien tener un estilo es algo muy bueno para un pintor o músico, para los diseñadores es una especie de obstáculo. Nuestro trabajo se diferencia del arte porque nos obliga a adaptar nuestro estilo a los requerimientos del proyecto y del cliente. Esto es muy difícil, porque nos pide que ignoremos deliberadamente nuestras propias preferencias a favor de hacer lo correcto. Pero vale la pena con creces.

Cambia de estilo con frecuencia, varía y alterna con los recursos que tienes disponibles y aprende a diseñar el proyecto, no para tu propio gusto. De eso se trata el diseño gráfico.

Imita, pero adapta

La imitación es una forma de aprendizaje social : significa que imitamos lo que hacen otras personas, por lo que no tenemos que aprender cosas desde cero.

En diseño, esto significa que eres libre de usar los diseños, estilos de color y combinaciones tipográficas que has visto en otro lugar. Si funciona, ¿por qué molestarse en inventarlo todo de nuevo? De hecho, imitar el enfoque de los diseñadores más relevantes o de más tendencia te dará una mejora instantánea en la calidad de tu trabajo. Pero ojo, hay que tener cuidado de no confundir la imitación con el plagio; nunca, nunca debes copiar todos los aspectos, características o componentes del trabajo de otra persona. Es ilegal y no obtienes nada de eso.

Analiza

Pásate tiempo en revisar trabajos de otras personas, variedades en diseños, tendencias actuales, combinaciónes de color, tipografías, recursos, etc… La parte del análisis antes de la realización de un proyecto es muy importante en el diseño gráfico. Cultívate de tendencias y recursos.

¿Alguna vez te has parado a preguntarte POR QUÉ funciona cierto diseño? ¿Es por el diseño, la fotografía, el color, la tipografía, el enfoque o una combinación específica?

Aquí es donde entra el análisis. Trata de ser científico en la forma en que observas el trabajo de otras personas y saca algunas conclusiones sobre los principios y reglas que hay detrás de su apariencia.

Reflexiona

De vez en cuando, cuando volvemos la vista hacia atrás siempre encontramos algo nuevo que aprender, algunas ideas nuevas que nunca antes se nos habían ocurrido…

Es un poderoso dispositivo de aprendizaje y funciona igual de bien para el trabajo de diseño gráfico. Vale la pena mirar de vez en cuando proyectos anteriores que hemos realizado meses o años antes y ver los errores que hemos cometido, o las mejoras que vemos en los mismos. De esta manera, comprenderemos el progreso que hemos logrado y, lo que es más importante, a dónde debemos ir encaminados.

Estudia

Realmente no necesitas una educación para salir adelante en este mundo del diseño gráfico.Es verdad. Si tienes talento, puedes hacerlo muy bien con solo hacerlo, y nadie te preguntará por tu formación académica. Así es con las artes visuales.

Pero creo que, “hacer” es una experiencia muy limitada. Puede ocurrir que con solo hacer, se realicen trabajos, claro,  pero luego en alguna situación no se sepa por qué algo de algún trabajo realizado funciona o no, o cómo aplicar los principios del diseño en los trabajos.

Al igual que la práctica, el estudio es indispensable. Ya sea leyendo libros de diseño o realizando cualquier tipo de curso, en línea o en la universidad.

Perfecciona

En términos de diseño, significa algo muy específico: no dejes de trabajar y volver a trabajar hasta que tu diseño “funcione”. Si algo no te encaja, no se ve bien, reedítalo y modifícalo, y si es necesario, comienza de nuevo, (eso si, guardando todo lo realizado) incluso si tardaste mucho tiempo en realizarlo.

Lo único que cuenta es el resultado final, no el tiempo invertido. Así es. A darle caña hasta que sea perfecto.

Y sobretodo Respeta

Date cuenta de cómo ha evolucionado el diseño gráfico en la historia y cómo han marcado tendencias sus creadores. Por ejemplo, el trabajo de Kandisky de la década de 1920 inspira a día de hoy a ilustradores de todo el mundo.

Adquiere el hábito de reconocer, respetar y compartir el gran trabajo que ves hoy. Te ayudará a comprender hacia dónde se dirige el diseño y a crearle un sentido.

Y esto es todo. Espero que os haya gustado el artículo y sobretodo que os sea de utilidad.

Nos vemos.