El packaging de productos.

Los vemos todos los días. Esa caja, esa envoltura, esas botellas, frascos y latas. Todos los productos que vemos a todas horas tienen su envase, su etiqueta, su descripción.

El envasado de alimentos es algo que impregna nuestras vidas y, sin embargo, la mayoría de las personas nunca se detienen a considerar cómo afectan realmente las decisiones que tomamos cuando compramos nuestros alimentos.

Desde el momento en que realizas una selección en la tienda hasta el momento en que llevas tus alimentos a casa y los abres, los diseñadores gráficos han diseñado cuidadosamente la etiqueta, mensaje, envaes, etc… para asegurarse de que te llame la atención y lógicamente, lo adquieras.

Una de las cosas más importantes que los diseñadores consideran al crear un diseño de un producto es la forma en que te sentirás cuando lo sostengas en tus manos en la tienda. Para muchos consumidores, algo que no se siente bien en sus manos puede significar la diferencia entre hacer una compra y dejar algo en el estante.

El diseño de calidad parece ser algo que la mayoría de las personas reconoce cuando lo ven, incluso si no saben exactamente por qué. Cuando las personas compran algo con un diseño de calidad, envía un pequeño mensaje subliminal de que han tomado una buena decisión y, de hecho, aumenta su opinión sobre el producto, independientemente de lo bueno que sea en realidad.

Referenta a la fotografía perfecta, debes saber, por ejemplo, que la fotografía de alimentos que se ve en los anuncios de televisión generalmente no es lo que se va a obtener en la tienda o en establecimiento. Por lo tanto, ver una foto de comida con un estilo perfecto en realidad puede llevar incluso a la decepción.

Sin embargo, hay algo interesante que sucede la mayoría de las veces, y es por eso que los estilistas de alimentos pueden seguir trabajando. Está relacionado, en parte, con el sentimiento de confianza que mencioné antes. Cuando las personas ven algo de calidad, están más inclinadas a sentir que tomaron una buena decisión y, aquí está la parte importante, es más probable que sean caritativas en su opinión sobre el producto que han comprado. En pocas palabras, la presentación lo es todo.